«Que el conocimiento no quede en una estantería»

0

ING. AGR., M.SC., PH.D ÁLVARO ROEL DELLAZOPPA
Presidente de la Junta Directiva INIA

La Junta Directiva del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) tiene claro que no hay margen de error ni de descanso cuando se es la referencia en la generación de conocimiento y de información para que los productores y los agentes de políticas públicas puedan tomar decisiones, según destacó su presidente, el Ingeniero Álvaro Roel a Gente de Campo.

“El éxito no se alcanza. Hay que trabajar todos los días porque muchas veces lo que ese aparente éxito puede generar es zona de confort y decir ‘ya estamos’; tenemos bien claro que la visión de mediano y largo plazo del Instituto sigue siendo la generación de conocimiento de altísima calidad”. Pero la mejora no se nutre sólo de transferencia, sino también de generación de conocimiento “que sea sólido”, apuntó.

Roel destacó que uno de los aspectos “más desafiantes para la institución” es el de la necesidad de “enfoques multidisciplinarios”. “Cada vez hay que integrar más profesiones. El INIA ya no es un instituto agrónomo: hay veterinarios, hay gente de las ciencias básicas, hay biólogos, hay sociólogos y cada vez más necesitamos trabajar en temas vinculados de porteras hacia fuera de los establecimientos”, como por ejemplo “la importancia de los alimentos en la salud de la gente, en una visión agroexportadora; o las emisiones de gases de efecto invernadero; inocuidad; o bienestar animal”. Todos estos enfoques –resaltó- se trabajan con la visión a largo plazo pero “sin desatender la demanda actual”. Sobre lo primero dijo que “INIA está definiendo lo que se llama el nuevo plan estratégico 2016-2020, donde la definición es incluso tener una mirada más larga, mirar hacia el 2030”.

Roel, que destacó la cofinanciación y el cogobierno del INIA, donde la Federación Rural participa de la Junta Directiva, subrayó además la trascendencia de esa heterogeneidad para mantener “un cable a tierra” con la demanda. También hizo referencia a la descentralización del instituto con cinco estaciones experimentales. “El valor de INIA es la capacidad intelectual que manejan nuestros investigadores. El 90% de nuestros investigadores están desplegados en el territorio”, dijo, indicando además que allí funcionan los Consejos Asesores Regionales.

Para Roel, el INIA deberá seguir “invirtiendo mucho” en transferencia, partiendo de la base de cambios sustanciales que se registran no sólo en tecnologías, sino también en la valorización de la tierra y su consecuente impacto en la rentabilidad. “La única manera de sobrevivir dentro del sistema es aumentar la productividad propia de cada uno de los establecimientos. Eso llega a una institución cuyo objetivo final es que el conocimiento no termine en una estantería, tiene que terminar transfiriéndose”, subrayó.

El presidente del INIA destacó además los programas de participación de jóvenes -como ocurre con jóvenes de la FR- para permitir, por ejemplo, estadías en las estaciones experimentales “y poder ver de primera mano un mundo, que si bien no es el real, es el que después podemos tener en una estancia o un establecimiento, sí deja ver la importancia de lo que es una unidad experimental, un ensayo o un sistema productivo”. ·G·

VALORES INIA

Excelencia en la investigación y la gestión: Desarrollar la investigación, con objetividad científica y precisión metodológica, y actuar con rigor técnico, aplicando al máximo las aptitudes y los conocimientos.
Ética y transparencia: Actuar con rectitud y con coherencia entre las expresiones y acciones, y orientado por la visión, la misión y las políticas institucionales.
Respeto por la comunidad y el ambiente: Construir relaciones perdurables con la comunidad, desde una actitud de respeto y de preservación del ambiente.
Espíritu de equipo y disposición para el trabajo en red: Cooperar entre los integrantes del Instituto así como desarrollar e instrumentar alianzas institucionales y redes de trabajo con el objetivo de compartir e incrementar los conocimientos y la innovación.
Compromiso: Actuar con firmeza en la superación de los desafíos individuales y colectivos, para el logro de los objetivos institucionales.
Iniciativa, liderazgo, e innovación: Actuar en forma proactiva, participando en la definición de las orientaciones para la generación, incorporación
y/o adaptación de conocimientos y tecnologías, dirigidos a la solución de problemas concretos.
Desarrollo de capital humano: Crear oportunidades para que los colaboradores desarrollen sus habilidades y competencias, respetando la diversidad y la pluralidad.

Compartir.

Comments are closed.