El día después

0

ING. AGR. ROBERTO VÁZQUEZ PLATERO
Consultor privado, exministro de Ganadería y expresidente de INAC

De la mano de la tecnología, los cambios dinámicos han sido una constante que ha marcado la historia reciente. La oferta y la demanda han encontrado a los mercados en renovados escenarios, propiciando nuevas oportunidades para quienes estaban a la altura, en el lugar y momento justo. Hoy, después de casi una década, es menos favorable el contexto, los costos internos hacen mella, y el desafío para Uruguay va más allá de simplemente adaptarse.

Para analizar el futuro de la producción agropecuaria nacional, Roberto Vázquez Platero sitúa por un lado lo que acontece en los mercados del mundo y la realidad crítica de los países en desarrollo que otrora impulsaron la comercialización de alimentos; y por otro lado, ubica lo que ha pasado dentro de nuestras fronteras, las medidas y las acciones tomadas que hoy nos condicionan. Situación de ambos mundos, que juntos o separados, apuntan a un camino de cambios inminentes y poco optimistas para Uruguay.

En cuanto a los mercados, básicamente “ha desaparecido el crecimiento conjunto de una cantidad de países emergentes que determinaron años de muy buenas condiciones”; hablando de China como referente de Asia, los países árabes y Venezuela, entre otros. “Hoy enfrentamos un escenario radicalmente diferente: el mundo emergente está más bien en una situación crítica. Incluso China está al borde de una crisis” afirma el consultor.

MIENTRAS TANTO EN URUGUAY

“Lamentablemente creo que dilapidamos todos esos buenos años sin invertir en cosas que a futuro nos garanticen que el país va a seguir creciendo” señaló con claridad, pero fue un poco más allá para indicar que “no invertimos en infraestructura y por el contrario, hicimos dos cosas con la bonanza: Por un lado, invertimos muy mal, un claro ejemplo es el de ALUR, produciendo biocombustibles con un costo fenomenal”. Una empresa que a su criterio “no tendría que existir ya que no tiene ningún destino a futuro”.

“Lo otro que hicimos fue gastar, y muy mal, como si la bonanza fuera a durar cien años. Por ello tenemos un gasto público alto y el estado tiene que recurrir a cosas infantiles para bajar la inflación. Nadie en su sano juicio puede decir que es un país bien manejado”. Para el exsecretario de estado, el “no hacer las cosas bien” determina que hoy en día “no tengamos nada que nos permita decir que el país va a seguir creciendo mucho”. Por el contrario, “tenemos una competitividad afectada por un país que todavía es caro a pesar de la devaluación que ha tenido. Sin entrar a analizar lo referente al precio de los combustibles”.

EL PAÍS, EL BARRIO Y EL MUNDO

“Todo lo que implique ‘integrarnos en el mundo’ es muy importante para el agro, que es el gran sector exportador uruguayo, y si no estamos, les estamos dando ventaja a otros que si están y tienen acceso a otros mercados” aseveró Vázquez Platero. Por múltiples factores, integrarse es fundamental para Uruguay desde siempre y “lamentablemente en la administración pasada hubo una preferencia por hacer acuerdos por afinidad ideológica, en lugar de optar por la conveniencia para el país y así nos va”.

“No recuerdo, a lo largo de los años, que Uruguay tuviera una administración tan mala desde el punto de vista del manejo de la economía como la tuvo durante el pasado periodo de gobierno” afirma, al tiempo que sobre los mercados opina que “se perdieron oportunidades en otros destinos para colocar nuestra producción y espero que el actual gobierno pueda cambiar el rumbo en ese sentido”.

“LO QUE HICIMOS CON VENEZUELA FUE SUICIDA”

“Todos sabíamos de los problemas de Venezuela, el riesgo era alto y se ‘timbearon’ a ver si les pagaban o no, lo que hicimos con Venezuela fue suicida. El gobierno hizo las cosas muy mal con ese acuerdo al meterse en un lío junto con las industrias en beneficio no se de quien. Parecería que en vez de apoyar a nuestros tamberos salieran a apoyar al gobierno de Maduro. Pero más injusto es que ‘Juan Pueblo’ se tenga que hacer cargo de los platos rotos”.

“Todo lo que se hizo con Venezuela fue un desastre desde la época de Chávez en adelante. Los metimos en el Mercosur, no sé para qué. Pensamos que iba a ser el gran mercado del mundo. Eso es no tener capacidad de mirar hacia adelante y leer lo que está escribiendo gente desde el 2010 al respecto de lo que iba a pasar con los commodities”. Mientras estima que “ahora ya está la lección aprendida, supongo que se terminará esta historieta con Venezuela hasta que haya alguien que maneje la economía de forma razonable”.

¿Y SI EL MUNDO PUEDE PRODUCIR MÁS ALIMENTO?

Van casi cinco años de caída en el precio de los commodities agrícolas al punto de darse un escenario impensable años atrás. “La demanda no tiene la potencia que tuvo en su momento, la capacidad de respuesta de la producción a nivel mundial es muy grande, es muy firme, la tecnología juega mucho a favor de producir alimentos. Esa idea que tuvimos en algún momento de que vivimos en un mundo ávido por alimentos que no se iban a poder producir es simplemente un gran error, el mundo tiene capacidad de producir alimentos, lo va a hacer”.

Incluso opina que “lo supimos hacer nosotros mismos produciendo soja cuando nunca lo hubiéramos imaginado antes. Todo el mundo puede jugar y hacer stock. Actualmente no veo los precios subiendo en el corto plazo de ninguna manera”. De todos modos “esta es una zona del mundo que va a tener oportunidades, pero no creamos que van a volar los precios porque el mundo demande alimentos. El mundo demanda alimentos cuando los países crecen. Fundamentalmente cuando crecen los países en desarrollo. Hoy por hoy, son los que no están creciendo”.

“Es equivocado pensar que la demanda va a seguir creciendo y la oferta se va estancar. Más bien será al contrario. En los últimos cien años, los precios de los alimentos en términos reales cayeron sistemáticamente y lo seguirán haciendo porque la tecnología juega ese papel maravilloso que le da a la humanidad la posibilidad de sustituir la mayor utilización de tierra con innovación” aseguró, poniendo sobre la mesa una nueva interrogante.

¿QUÉ DEBEMOS HACER COMO PAÍS PRODUCTOR DE ALIMENTOS?

“Hay que apostar a seguir produciendo, ser más eficientes, competitivos y mejor que los otros oferentes con quienes competimos. Nuestros campos van a seguir competitivos, tenemos costos de producción relativamente competitivos en el mundo, aunque últimamente se han encarecido muchísimo por una realidad económica del país, no porque los productores hagan las cosas mal y eso preocupa”.

A pesar de la crisis, “tenemos un sector lechero eficiente, estamos en condición de producir más carne y agricultura. La soja sobre los trescientos dólares es una soja que hoy con buena tecnología, con rendimientos algo mayores de 3000 kg, es muy buen negocio” indicó. “Vamos a tener años mejores y peores, las oportunidades van a seguir existiendo, lo que no podemos es seguir pensando en ese mundo rosado que tuvimos del 2003 al 2011”.

LAS PERSPECTIVAS PARA LA GANADERÍA

Con algunos sectores de la producción ya en jaque en nuestro país, hay quienes depositaban las esperanzas en el rubro cárnico, pero “en un mundo donde la demanda tiende a complicarse, la carne termina sufriendo también, ya que son los países en desarrollo, los que aumentaron el consumo de proteínas”. Por otro lado “la carne tiene sus tiempos, subió más despacio y también bajó a ese ritmo. Y si bien hoy hay poca oferta por distintas razones en Australia, Brasil, Argentina y Estados Unidos; de todos modos no es suficiente para mantener precios demasiado altos y creo que van a tender a ir ajustándose a la baja”.

“Los precios de la hacienda están cayendo, la competencia de Brasil se hace sentir por la devaluación tan fuerte que ha tenido. La competencia está produciendo menos, pero también está consumiendo menos. Entiendo que no va a ser un año malo pero tampoco podemos pensar que va a ser mucho mejor que lo que estamos viviendo en la actualidad” sentenció Roberto Vázquez Platero.

Para el profesional, “Uruguay tiene sus pilares fundamentales para el mercado ganadero en China y Europa, que sigue siendo muy importante para el país aunque estén deprimidos; y EEUU que últimamente hemos descuidado un poco pese a la amenaza de que entren Argentina y Brasil, quienes van a invertir lo que no invertimos nosotros en promover ese mercado”. Un mercado americano que “está volviendo lentamente a la normalidad tras haber tenido precios muy altos en 2014 y parte del año pasado”.

ARGENTINA VUELVE A LA CANCHA

El cambio de gobierno puso a andar nuevas estrategias que procuran revitalizar el negocio agropecuario del vecino país. De momento “está en etapa de euforia y en el corto plazo no creo que nos vaya afectar pero tampoco nos va a hacer gracia”.

Pero reconoció que “si hay un país en el mundo que puede crecer en producción sostenida, ese es Argentina. Para ello disponen de un rodeo muy importante, más de cincuenta millones de cabezas. Tiene una región norte con un gran potencial de producción, como lo tiene Paraguay también”. Poseen además “una capacidad de alimentar a grano, que saben hacer, pero por distorsiones de las políticas lo han hecho muy mal, produciendo animales muy livianos pudiendo producir animales mas pesados y aumentar la producción de carne”.

“Podrían ser grandes exportadores y pasar de setecientas setenta mil toneladas, a más de un millón, después que pase este período de recomposición. Casi cinco veces más de lo que estuvo exportando unos años atrás, y eso en el mercado mundial tiene su peso. Seguramente ingrese en los mercados en los que estamos nosotros y ya no va a ser el vendedor de un poquito de la Unión Europea y Rusia, va a ser un proveedor de peso mundial. Es un país al que hay que tenerle mucho respeto” aseveró Vázquez Platero. ·G·

Compartir.

Comments are closed.