El clásico, dos y uno

0

LA DUPLA
Martín Piña y José Miguel “Toto” Riva

Desde el raid, pasando por las emisoras de radio locales o los bailes en Cimarrón, se genera una movida que conjuga el folclore, el sentir típico de la juventud del interior y la cumbia, que marcando el ritmo clásico del dos y uno, impone casi un género con estilo propio. En este clima, nace La Dupla.

De algún modo la historia de La Dupla tiene su origen a principios de la década pasada, cuando Martín Piña y José Miguel “Toto” Riva coinciden en el deseo
de formar un proyecto en común mientras comparten guitarreadas y campamentos de adolescentes. Diez años después, el cinco de diciembre del 2014, las ganas y la oportunidad se juntaron en Casupá para hacer realidad un sueño que cobra actualmente un destacado éxito en todo el interior.

Mientras Riva forjó su trayectoria en torno al folclore, alcanzando destacados logros como integrante de la propuesta Riva Nantes, que mantuvo por diez años junto a Santiago Nantes, durante el mismo periodo, Martín Piña se destacó como vocalista de la reconocida agrupación tropical Ágata, entre otros proyectos.

El conocer ambas propuestas musicales y sumadas a la incidencia de la música de frontera, como el sertanejo, que posee Piña al haber vivido en Rio Branco durante años, le proporciona a La Dupla los ingredientes necesarios para entender y ofrecer a los jóvenes del interior una propuesta acorde a los tiempos que corren, sin dejar lo tradicional.

“El folclore nos encanta” sostienen ambos artistas, pero “su proyección económica resultaba limitante hasta para hacer frente a lo más básico en el funcionamiento de una banda” indicó Rivas, quien además alega que actualmente “los festivales de folclore cada vez se abren más a propuestas no tan tradicionales, donde la cumbia comienza a ganar lugar incluso”.

Mientras la guitarra, el sonido, coros y arreglos corren por cuenta de “Toto”; Piña se hace con la voz de la dupla, cuyas canciones giran en torno a lo romántico muchas veces, y siempre empapados del característico estilo. “El acordeón y la guitarra se destacan y combinados con la experiencia de Martín, lograron una sorprendente repercusión que se ha generado de a poco” asevera Riva.

LA BANDA

Martín Piña se subió a los diez años de edad a su primer escenario y recuerda desde siempre una guitarra y el folclore sonando en su casa. “Jugaba con mis primos hasta que comenzaba la guitarreada, luego ya no me movían de allí, la música es una pasión que se me despertó desde muy chico” sentenció, y aunque inicialmente tuvo algún reparo en dedicarse a cantar cumbia, su carrera dentro del género lo ha transformado en una de las voces más reconocidas.

Riva, por su parte, oriundo de Casupá, aprendió a tocar la guitarra con la misma profesora que Carlos “Chacho” Ramos, pero principalmente escuchando y experimentando con un viejo cassettero. Sostiene que principalmente fue su padre quien lo incentivó en lo artístico de algún modo y conformó uno de los dúos folclóricos jóvenes con mayor repercusión en su momento, así, con “Riva Nantes” conquistó destacados galardones como artista revelación en los más importantes festivales el país.

Detrás de escena, colaborando desde un comienzo en la gestación del proyecto, Olivia Strauch es otra de los artífices de La Dupla, “su gusto por la música y el interés en apoyar nuestro emprendimiento, determinó que se transforme en uno de los pilares, encargada actualmente de lo referente a producción de imagen o estética” señala Riva.

ESTILO PROPIO

Involucrar un sonido más cercano al sertanejo o lo folclórico, dentro de la cumbia, es parte del desafío que podría terminar de consolidar la musicalidad de La Dupla. “Nos gustaría seguir avanzando en ese camino, involucrando lo tradicional, algo que será paulatino para que el público pueda asimilarlo” dice Riva.

“Nuestro estilo lleva un poco parte de todas nuestras vivencias musicales y de la esencia misma de nuestras costumbres, nuestras raíces folclóricas” indica Piña, quien destacó el proceso natural que para ellos significó la conformación de un estilo que debe incluso parte de sus letras al sertanejo del sur brasileño.

En paralelo, el gran desafío pasa hoy por capitalizar el momento y generar una propuesta que ofrezca permanencia en sus creaciones. En ese ámbito, Riva afirma que “nosotros estamos siempre mirando para adelante y viendo que cosas se pueden incorporar a la banda en todo sentido, desde lo estético hasta lo propiamente musical”.

DOS Y UNO…

LA CANCIÓN

Sugerida por Ignacio Rocha, un amigo de Casupá, “Dos y uno” se transformó en la canción insignia de la banda, aunque no siempre estuvo tan clara su proyección.
“Luego de un tiempo contando con la letra a disposición, se nos ocurre grabarla pero sin ánimo de promocionarla inicialmente ante la duda de su recepción” recuerda Riva, quien se sorprendió más tarde por “la manera en que se identificó la gente y como gustó”.

Desde entonces, y si bien “siempre nos enfocamos en resaltar cuestiones que hacen a nuestra identidad del interior”, como bien alega Piña; el camino estuvo claro para La Dupla y la gente de campo joven ya tiene desde entonces una propuesta a su medida. ·GC·

Compartir.

Comments are closed.