Dar siempre un poco más

0

MARFRIG
GABRIEL POLAK VOSCOBOINIK
Gerente Regional RRHH Cono Sur

Como uno de los principales actores a nivel de empleabilidad en nuestro país, con especial énfasis en sus varias zonas de influencia en el interior, Marfrig Global Foods ofrece a la sociedad un amplio accionar desde la respon­sabilidad social de la empresa.

Marfrig es responsable aproxima­damente del 21% de la faena en Uruguay según datos del 2015. Esto es alcanzado mediante el funcionamiento de cinco indus­trias frigoríficas ubicadas en Tacuarembó, Salto, Fray Bentos, San José y Colonia, cuya capacidad total de faena diaria se traduce en 3900 bovinos y 5400 ovinos. Un feedlot con capacidad para 16.000 cabe­zas en Mercedes, complementa el aparato industrial.
A todo esto, son unos 3700 los empleados directos, sin contar proveedores, vinculados al grupo multinacional de origen brasileño que se radicó en Uruguay en 2006 con la adquisición de Frigorífico Tacua­rembó, su principal marca emblema. Se estima que la operativa de la compañía en nuestro país posee una facturación en torno a 600 millones de dólares al año.

CASA RONALD MCDONALD
Debido a la vinculación comercial y el interés en apoyar proyectos que asociados a su área de influencia, desde su formación en 2011 Marfrig ha apoyado a la Asociación Casa Ronald McDonald en Uruguay, que es parte de la Asociación Internacional Ronald McDonald House con más de 30 años de trayectoria, con presencia en 57 paí­ses y ayuda a 360.000 familias cada mes mediante sus tres principales programas: Casa Ronald McDonald, la Sala Familiar y la Unidad Pediátrica Móvil.

La misión de la casa Ronald Mc­Donald Uruguay es crear, encontrar y dar soporte a programas que mejoren directa­mente la salud de los niños en Uruguay. Se trata de programas para niños en trata­mientos médicos prolongados y su familia, en particular aquellas de los sectores más vulnerados de la población.
El primer programa de la asociación en nuestro país es una casa en el hospital Pereira Rossell, donde se brinda alojamien­to sin cargo a las madres y padres que acompañan a sus hijos y necesiten cuida­do. Según Gabriel Polak “nosotros mis­mos recibimos muchas veces familias del interior y hay veces que precisamos donde alojarlas, darles soluciones.

Estamos muy orgullosos de poder co­laborar con esta Casa porque es maravillo­so el trabajo que hacen con las familias que llegan totalmente vulnerables del interior, a veces sin lugar donde parar, con sus hijos internados, a veces con una enfermedad muy compleja, y la Casa Ronald McDonald les brinda absolutamente todo”.

A partir del 2014, el objetivo de Marfrig fue también apoyar un proyecto similar en el Hospital Tacuarembó, institución que realiza un trabajo destacado atendiendo una importante población de niños pro­venientes de la zona del norte de nuestro país. La casa está ubicada en el predio del hospital y abarca 440 metros cuadrados. Cuenta con nueve dormitorios y un espacio de superficie para hospedar a 36 personas por día, así como cuenta con lavandería, comedor, baños y espacios diseñados para personas con discapacidad.
El martes 13 de diciembre de 2016 se inauguró oficialmente la casa Ronald McDonald de Tacuarembó, y desde que abrió sus puertas en el 2015 ha recibido a más de 1600 familias que por problemas de salud acuden al centro asistencial. “Es una satisfacción que hijos de productores y sus empleados utilicen esta casa en forma directa o indirecta. Sensibiliza realmente cuando escuchas a las madres que en­cuentran allí un amparo cuando llegan a la ciudad” agrega.

CULTIVANDO SOLIDARIDAD
Promoviendo no solo la participación de los productores vinculados a la indus­tria, internamente Marfrig impulsa campa­ñas solidarias anuales como en el caso de Teletón. Allí, el Gerente Regional reconoció la participación de la empresa. “Por cada aporte que hace el empleado, lo triplica­mos y lo lanzamos a nivel país. Este año donamos 630 mil pesos aproximadamente y gracias al aporte de los empleados, quie­nes sienten mucho orgullo de participar”.

El centro Teletón de Fray Bentos se encuentra ubicado en una zona de influen­cia de la industria y por ende se toma parti­cipación activa con el proyecto. “Sabiendo que hay gente con hijos con problemas trabajando, está bueno saber que el lugar donde uno trabaja hace un aporte impor­tante” agregó Polak.
La misma mecánica colaborativa se pone en marcha para otras ocasiones como en el caso de inundaciones o lo acontecido en Dolores. “Hicimos campaña a nivel país y nos transformamos en un centro para acopiar insumos y donaciones para los damnificados. “Ayúdanos a ayudar, juntos podemos” es el mensaje e incluso lo ponemos en práctica con colaboradores o empleados que sufren enfermedades complicadas”.
La campaña de abrigo es una iniciati­va que hace años impulsa Marfrig poniendo cajas a disposición para que los emplea­dos donen ropa que luego será destinada a ONG, Caif u otras instituciones.

APORTE A LA EDUCACIÓN
A nivel de secundaria, Polak destacó el proyecto que involucra al liceo Impulso, que describió como una “propuesta edu­cativa que consiste en eliminar las brechas educativas en zonas económicamente vulnerables de Casavalle. Allí se desarro­lló un liceo con una cultura muy fuerte de aprendizaje y responsabilidad, basado en la disciplina y el rigor académico”.

Según agregó, mediante estos pro­yectos Marfrig apunta a lo inclusión social en Montevideo porque “no había estos modelos en el interior, recién ahora se está abriendo el liceo Francisco en Paysandú, del cual también vamos a ser parte al igual que con el Jubilar. Tenemos expectativas de que alguno de esos chicos pueda entrar a Marfrig cuando termina su carrera profesio­nal” aseveró.

Muchas son también las donaciones de productos como carne picada para escuelas de tiempo completo y “estamos volviendo a programas que en algún tiem­po se hicieron para mostrarle una planta industrial a los estudiantes, la disciplina de trabajo, donde trabajan muchos de sus padres, mostrar la importancia del ahorro energético, cuidado del medio ambiente, se les muestra la planta y se comparte un almuerzo con los chicos” señala.

Por otro lado, Marfrig posee un conve­nio con la residencia Sagrada Familia que genera un beneficio para sus empleados en el ámbito también de RSE. Mediante el mismo se procura ayudar en la adapta­ción de los jóvenes del interior que quie­ran realizar sus estudios universitarios en Montevideo. Se ofrecen 13 cupos por año a nivel país, haciendo un seguimiento a los chicos durante el primer año de curso para un desenvolvimiento óptimo de los estudios y su continuidad.

Gabriel Polak destacó además la fuerte vinculación de la compañía con las universidades y escuelas técnicas, seña­lando que “estamos con proyectos muy fuertes a nivel de pasantías y sumando convenios con el Ministerio de Trabajo para poder tener un acercamiento más directo y se conozca más desde adentro la indus­tria”. Industria cuya actualidad dista mucho de los antiguos mataderos y alcanza nive­les internacionales exportando mientras es constantemente auditada y con procesos de primera línea.
La campaña de Jóvenes Profesiona­les, apunta a interiorizar de la implicancia de la compañía y su participación en todo un proceso productivo de principio a fin, algo no habitual en otras industrias. Este año tomaron parte nueve jóvenes profe­sionales del programa que básicamente comprende dos etapas: dos meses de inducción en la planta de Tacuarembó, y luego cuatro meses de proyecto donde tuvieron la experiencia vivencial conociendo desde adentro la empresa.

– OTROS PROGRAMAS DESTACADOS
En torno al establecimiento frigorífi­co Colonia, en Tarariras, se impulsa una campaña en conjunto con la municipalidad en forma corporativa en procura de dotar de mantenimiento a una zona donde vive la principal comunidad de colaboradores de la empresa. Puntualmente se trata del mantenimiento de áreas verdes y espa­cios recreativos. La campaña comprendió un reciclaje de algunos juegos y bancos, se hicieron areneros, y se mantienen. Lo especial radica también en que “todo eso se hizo con material en desuso de la planta y la idea es replicarlo en todas las plan­tas. Todo con material reciclado” asegura Polak.

Campañas comunicacionales de RSE son dispuestas periódicamente por la empresa aprovechando el flujo de cola­boradores que transitan por las plantas. Allí se genera el espacio para campañas de concientización en cuestiones como el cuidado preventivo sobre cáncer de mama y sus recomendaciones, por ejemplo.
El programa Otras capacidades constituye una oportunidad laboral para gente con capacidades diferentes. “Desde el 2004 la empresa viene desarrollando este tipo de programas. Nuestra política apunta a dar oportunidades de trabajo a esta franja de uruguayos que tienen mucho para ofrecerle a esta comunidad y esta­mos dispuestos a acompañarlos” aseveró Polak.

Procurando destacar a sus mejores empleados, Marfrig realiza anualmente el día del reconocimiento para agasajar a colaboradores con muchos años de servicio en la empresa o con cero faltas, algo que Polak describe como “un tema primordial donde agasajamos a gente que no falta durante años ininterrumpidamente. Es un evento que se hace muy fuerte en Tacuarembó y ahora se extendió a todas las plantas”.

Vivienda propia es un programa que apoya a colaboradores organizados en cooperativas de ayuda mutua para hacer realidad el sueño de la casa propia. Al respecto, el Gerente informó que “los apoyamos en la compra del terreno, los asistimos con el dinero de la compra y lo financiamos descontándoles mensual­mente del sueldo en montos convenidos y accesibles. Es un proyecto que beneficia hasta 160 familias”.
A nivel de medio ambiente, más allá de los requisitos legales impuestos, Marfrig y su trabajo en el área merecen un capítulo aparte. Allí se trabaja fuertemente desde la clasificación de residuos, desarrollo de proveedores para abordar el reciclaje, su industrialización y comercio; hasta un manejo de efluentes con amplia conciencia medio ambiental y voluminosas inversio­nes. La eficiencia energética ha derivado incluso en la instalación de un aerogenera­dor en Tacuarembó y desde hace un buen tiempo las antiguas liquidaciones salariales en papel fueron sustituidas por correos electrónicos.

A nivel de empleados, los beneficios son variados e involucran desde convenios diversos, seguros, capacitaciones, apoyo escolar con entrega de productos, regalos por el día del niño o fin de año; hasta un programa de préstamos por enfermedades graves o un código de ética interno que respalde al funcionario y su accionar. ·GC·

Compartir.

Leave A Reply