¿EL URUGUAY DEL FUTURO CONTARÁ CON EL SECTOR LÁCTEO TAL COMO LO CONOCEMOS HOY?

0

LECHERÍA
SERGIO ABREU
Secretario Federación Rural

Reconocer que el sector se encuentra ante una situación realmente grave es la consideración general más impor­tante que primeramente debemos realizar. De allí parten los diferentes análisis y desafíos que podemos proyectar.

Es por todos ya sabido que el sector lechero exporta el 70% de lo que produce, constituyéndose en un rubro dinamizador del país como pocos y en dependencia directa de los precios internacionales, dado su volumen en el contexto mundial.

Repasando los hechos que derivan en la actual coyuntura, señalemos entonces lo acontecido en el año 2014 cuando cae el mercado internacional y por ende los precios. Esa caída repercute en el sector de tal forma que el Parlamento y el Poder Ejecutivo votan y ponen en marcha un FAL 3 (Fondo de Financiamiento y Desarrollo Sustentable de la Actividad Lechera (FFD­SAL) que cubre el desfasaje de precios del año 2015 con una monto de 80 millones de dólares aproximadamente.

El año 2016, los tamberos cubren al desfase de precios asumiendo ahora un endeudamiento cuyo monto estimado alcanzó los 60 a 70 millones de dólares.
Hoy día, la deuda bancaria y la no bancaria mediante los diferentes proveedo­res tanto de insumos como de servicios del sector lechero, está por encima de los 348 millones de dólares (U$S 348.000.000,00) en este año.

Remisión cayó 10% mientras la deuda es incrementada
Cuando las tasas de crecimiento ha­bitualmente tenían un incremento anual de 5%, resulta grave que en los últimos años ésta se viera afectada con un descenso tan pronunciado.

LOS SEIS MAYORES PAÍSES EXPORTADORES:
La Unión Europea produce 150.000 millones de litros y exporta 3% de su producción. Estados Unidos produ­ce 100.000 millones de litros, exportando del 7 al 8% de su producción. Nueva Zelandia produce 30.000 millones de litros, exporta 90 % de su producción. Argentina produce 10.000 millones de litros, exporta entre 4 y 5% de su producción. Australia produce 9.000 millones de litros y exporta el 3% de su producción. Uruguay, por su parte, produce 1.800 millones de litros y exporta el 70 % de su producción a más de 60 mercados.

Debemos recordar que la lechería tiene ocupadas, y al día de hoy plantadas, ochocientas mil hectáreas (800.000 Ha) cuyo valor en tierra representan cuatro mil millones de dólares.
El rodeo lechero en ordeñe asciende a 400.000 vacas que representan unos 400 millones de dólares, casi igualando la deuda del sector primario.

Deuda bancaria cuyo pasivo exigible a plazo corto es 29%, mediano 36% y largo 35%.

Hoy día, la deuda bancaria y la no bancaria mediante los diferentes proveedores tanto de insumos como de servicios del sector lechero, está por encima de los 348 millones de dólares

MOVILIZACIÓN EN CARDAL
En el marco del Consejo de Ministros que se realizó el día 8 de mayo en Cardal, Departamento de Florida, la Sociedad De Productores De Leche de Florida se movilizó conjuntamente con otras gremia­les lecheras procurando concientizar al Presidente de la Republica de la angustian­te situación por la cual atraviesa el sector lechero primario.

En el marco de una multitudinaria concurrencia de productores, se le hace entrega a Tabaré Vázquez un documento que contempla un balance de situación de la lechería y la urgente necesidad de buscar soluciones para afrontar el complejo panorama.
En consecuencia, el mandatario se comprometió a reunirse en el plazo de una semana a 10 días para buscar caminos que lleven a encontrar soluciones adecuadas.

Además, Vázquez hizo pública algu­nas medidas vinculadas a la energía con la reducción del costo en el suministro eléctri­co (UTE) en un 15% para todos los produc­tores lecheros y las industrias lácteas. Estas medidas tienen una duración de tres meses y para los productores más pequeños se anexarían medidas que refuerzan las antes mencionadas.
Recordemos que el peso de la ener­gía eléctrica en los tambos es de un 4% promedio en la canasta de gastos. Estas medidas son un pequeñísimo paliativo, pero realmente estamos lejos de las verda­deras soluciones que se necesitan.


LA SITUACIÓN EN LOS PRÓXIMOS MESES
La principal empresa cooperativa lác­tea del país, en pos de mitigar la angustian­te situación que enfrentan los productores, ha decidido otorgar créditos para corrimien­tos de los pagos que se deberán afrontar en esta campaña al implantar praderas, verdeos de invierno y la cosecha de forrajes (silos, fardos, granos, etc).

Si bien hoy tenemos un precio pare­cido al del 2014 y algunos productos han ajustado sus costos exitosamente, estas medidas no alcanzaron ante la caída regis­trada en el mercado de la leche.

Debemos recordar que desde que co­menzó la crisis en el sector lácteo, hemos tenido un ajuste fiscal encubierto en algu­nos ítems de la carga impositiva, como por ejemplo acontece con las tarifas de UTE.

El costo del combustible merece todo un análisis aparte, cuya negativa incidencia afecta seriamente la ecuación de todos los sectores productivos del país.

Debemos agregar también el au­mento de la inflación anual acumulada en el período comprendido entre 2014 y 2016 que suma aproximadamente un 26% y que durante un tiempo prolongado los productores han tenido que soportar sin un apuntalamiento en el precio percibido por litro de leche. Y donde hubo plantas indus­trializadoras que bajaron del precio hasta en un 50%, o más.

Cabe destacar que aquellos remiten­tes a Conaprole se vieron respaldados con una cobertura de hasta un 80% de la baja en el precio mediante un Fondo de Estabi­lización que con la gran visión de algunos productores directivos de la SPLF plantea­ron al directorio ya hace algunos años y que tiempo después, con mucho criterio, los directores de la cooperativa supieron plasmar.

¿CÓMO SALVAR LA LECHERÍA?
Para esto se necesitará trabajar fuertemente en la deuda que los productores han generado por efecto de la crisis, en pos de no dejar caer el rubro en una propor­ción mayor a la que ya es sabida.
Una de las medidas podría ser un préstamo con intereses preferenciales o nulos y con un repago por retenciones a las exportacio­nes. Se deberá trabajar en un plan de reducción de la carga fiscal, la cual generará competitividad en el sector con respecto a sus competi­dores.
Se deberán crear segu­ros de contingencia no solo para generar seguridad en lo económico sino también apuntando a lo sanitario, climático y otros. De no implementarse estas y otras medidas a corto plazo, la lechería tal como la conoce­mos, desaparecerá.

LAS INDUSTRIAS
Si hablamos de los efectos en las in­dustrias, la crisis del sector derivó ya en el cierre de Ecolat SA, Schreiber Foods (600 trabajadores menos). COLEME remitió 26 trabajadores a seguro de paro. LACTALIS cerró elaboración en salto y envió 40 traba­jadores al seguro de paro y CALCAR posee 12 trabajadores en el seguro de paro.

A todo esto, debemos agregar la inflexibilidad sindical y el aumento de los salarios muy importante en la última déca­da y media. También no olvidar la deuda que Venezuela mantiene con Uruguay (39 millones de dólares) negocio en que nuestro gobierno tuvo mucho que ver para su concreción.

EL COSTO PAÍS
Un dólar muy debilitado (atraso cam­biario 20% aprox.), el peso de la inflación, aumentos tributarios y fiscales, en algunos casos nuevos tributos y costos generales elevados, hacen que el peso del estado cada vez caiga con más fuerza sobre los sectores de producción servicios y otros.

Un modelo de política fiscal creado en un marco internacional de precios muy sobrevaluados a hecho que el Uruguay productivo que todos queremos no sea tan competitivo como fue en el pasado, donde la lechería estaba entre las más competiti­vas del mundo. ·GC·

Compartir.

Leave A Reply